© 2017, San José. Adya Floral Esencias de Bach.

  • Facebook - Adya Floral
  • Instagram - Adya Floral

+506 8701-8394

adyafloral

adyafloral

Conoce a Edward Bach

El Dr. Bach, nace en 1886 y llegó a ser un renombrado cirujano, bacteriólogo, inmunólogo y médico homeópata, y además su más destacado legado fue descubrir un sistema de curación sencillo, a base de remedios de plantas comunes, para que cualquier persona pudiese curarse a sí misma. Poniendo al alcance de todas las personas una manera de encontrar la sanación del cuerpo, la mente y el alma por medio del poder curativo de las flores.

Historia de su vida:

Edward Bach nace en la ciudad de Birmingham, en Inglaterra y a los 20 años ingresa a la carrera de medicina, luego concluye en el Hospital del Colegio Universitario de Londres, donde trabajaba como cirujano residente y bacteriólogo.

En 1917 a sus 31 años, es operado por un tumor en el bazo. Los médicos le dan 3 meses de vida. Bach, por su parte, decide trabajar más que nunca y dedicar el tiempo que le queda a avanzar con su investigación. Con el paso de las semanas se siente cada vez más fuerte y sobrevive al pronóstico.

Durante 1919 el Dr. Bach trabaja en el Hospital Homeopático de Londres como bacteriólogo y patólogo, luego renuncia a su puesto para seguir en un laboratorio propio. Durante este periodo el Dr. Bach publica varios escritos sobre el origen de las enfermedades y su curación.

Con el paso del tiempo Bach iba formando la idea de que la enfermedad física era originada por la personalidad y el estado anímico de la persona. Este convencimiento fue el que le impulsó a buscar remedios naturales que pudiesen equilibrar los estados emocionales.

Su trabajo con las flores:

  • 1930: Descubre 5 remedios a base de plantas y los incluye en un informe publicado en la revista Homoeopathic World (Mundo Homeopático).
     

  •  1932: Añade 8 remedios a los ya existentes, creando así los Doce curadores y publicándolo en un folleto titulado Free Thyself (Libérate).
     

  • 1933: Twelve Great Remedies y The Twelve Healers (Los Doce Curadores). Incluye 4 remedios más y publica el libro The Twelve Healers and the Four Helpers (Los doce curadores y los cuatro ayudantes).
     

  • 1934: Descubre 3 remedios y publica la segunda edición de este libro con el título The Twelve Healers and the Seven Helpers. (Los doce curadores y los siete ayudantes).
     

  • 1935: Finalmente decide agrupar los 38 remedios en 7 grupos generales y reestructurar completamente el libro, para mantener la sencillez de su sistema.
     

  • 1936: Publica su último libro, titulado The Twelve Healers and Other Remedies (Los doce ayudantes y otros remedios. Poco después el 27 de noviembre el Dr. Edward Bach fallece debido a un fallo cardíaco.

La filosofía de Edward Bach:

 

Para comprender su filosofía partimos de su concepción del ser humano y del universo. Bach postula la existencia de una polaridad básica entre dos instancias: el alma y la personalidad. El alma es lo permanente, lo inmortal, la energía esencial, lo trascendente; y la personalidad es lo transitorio, lo mortal, lo accidental y lo inmanente. La meta del alma es alcanzar la perfección, esto como equivalente en este contexto al proceso de individuación o realización.

 El camino para tal fin consiste en el recorrido de un proceso de evolución que finalizaría con el alcance de la perfección. Este proceso de evolución va desde el error, a la verdad, de la ignorancia al conocimiento y del defecto hacia la virtud. Nuestra vida actual no es más que una continuación del proceso evolutivo, "un día de colegio". El hombre encarna para obtener conocimiento y experiencia y así corregir, rectificar los errores, defectos o faltas que lo hacen imperfecto.

Vivir es, entonces, una oportunidad de continuar avanzando, y uno de los instrumentos con que cuenta el hombre para hacer posible este crecimiento de su nivel de conciencia es la enfermedad.

 

Bach dice: "... la enfermedad, en apariencia tan cruel, es en sí benéfica y existe por nuestro bien y si se la interpreta correctamente nos guiará para corregir nuestros defectos esenciales".

Las verdades fundamentales:

Son los pilares filosóficos de la obra de Bach. La importancia capital que les atribuye es evidente cuando señala que "para entender la naturaleza de la enfermedad hay que conocer ciertas verdades fundamentales".

  1. El alma: El hombre tiene un alma que es su ser real El alma, según Bach, tiene una función rectora. Ella dirige y ordena nuestra vida. Pero es también la esencia que somos y su naturaleza "invencible e inmortal" es la consecuencia de que ella es una "chispa de la divinidad". Algunos autores vinculan el alma con el Yo superior. Bach lo denomina "nuestro Ser divino", "nuestro ser real", de modo que hace hincapié el carácter del SER que posee el alma.
     

  2. La Personalidad: Somos personalidades y existimos para lograr conocimiento y experiencia. La personalidad es nuestra parte transitoria, la encarnadura que nos reviste, se debate entre incertidumbre y elecciones, nos sirve de sostén material en esta vida. Bach pensaba que esta circunstancia no era arbitraria o casual, ya que, si el objeto de nuestro vivir es aprender lo que desconocemos, desarrollar las virtudes que nos faltan, borrar nuestros defectos y lo negativo que atesoramos en nuestro ser, "el alma sabe qué entorno y qué circunstancias nos permitirán lograrlo mejor y, por lo tanto, nos sitúa en la rama de la vida más apropiada para alcanzar nuestra meta".
     

  3. El conflicto entre alma y personalidad es causa de la enfermedad e infelicidad. La idea de que la causa de la enfermedad es un conflicto es una convicción compartida por algunos autores del siglo pasado, entre los que se destacan Freud, Jung y otros. Bach ubica este conflicto entre el alma y la personalidad a causa del distanciamiento que se da entre ambas por la necesidad de fortalecer nuestro ego cada vez más en desmedro del conocimiento de nuestra verdadera esencia, la verdadera poseedora de nuestra identidad.
     

  4. La unidad de todas las cosas: Para Bach la fuerza creativa del universo es el amor verdadero y todo "aquello de lo que tenemos conciencia es en su infinito número de formas una manifestación de ese amor, ya sea un planeta o un guijarro, un hombre u otra forma de vida". Todo este mundo creado por una energía infinitamente superior y justa forma un gran sistema, de tal modo que las partes que la componen no pueden separarse unas de otras. Esto hace que "cualquier acción contra nosotros mismos o contra otro afecte a la totalidad, pues al causar una imperfección en una parte, ésta se refleja en el todo".

¿Qué es la enfermedad?
  • La enfermedad no es un mal a suprimir sino un beneficio a comprender. Para Bach la enfermedad es beneficiosa. ¿En dónde radica el beneficio? En el hecho de que el dolor, el sufrimiento y el malestar sirven de señales que indican la necesidad de aprender una lección, "que de otro modo nos habría pasado inadvertida y que no puede erradicarse mientras no se aprende la lección".
     

  • La enfermedad es producto de la acción de factores personales y transpersonales. Los personales son el egoísmo y el aislamiento, es decir, ejercer una acción contraria o cruel hacia otros y la tendencia a la disociación. Dentro de los factores transpersonales incluye la acción karmica y la influencia negativa de los semejantes debido a la liga que nos une a ellos por formar parte de una misma red.
     

  • La enfermedad no es material en su origen. "lo que nosotros conocemos como enfermedad es el último resultado producido en el cuerpo, el producto final de fuerzas profundas y duraderas". Las enfermedades son defectos, como el orgullo, la crueldad, el odio, el egoísmo, la ignorancia, la inestabilidad, el miedo y la codicia.